viernes, 10 de enero de 2014

¿Es el federalismo la mejor salida para Escocia? Los liberales británicos creen que sí (Por Beatriz Silva)

En un documento titulado Federalismo: el mejor futuro para Escocia, el Partido Liberal escocés, socio de Convergencia Democrática de Cataluña en el parlamento europeo, se declara partidario de una reforma federal como fórmula de encaje ideal de Escocia en el Reino Unido. La propuesta se convertirá probablemente en la hoja de ruta del Partido Liberal británico de cara a las elecciones de 2015


“El mejor camino para Escocia y para Gran Bretaña es avanzar en la autonomía dentro de un Reino Unido federal”. Es lo que propone el Partido Liberal escocés en un momento en que Escocia juega su futuro a una sola carta: independencia o statu quo es lo que se dirimirá en el referéndum del próximo 18 septiembre.
En una misiva firmada por su histórico líder, Menzies Campbell, los liberales escoceses- socios de Convergencia Democrática de Cataluña (CDC), el partido de Artur Mas, en el parlamento europeo-, apuestan por el federalismo.
“El debate constitucional en Escocia está llegando a una etapa importante. La forma futura de Escocia, y la propia existencia del Reino Unido, están en juego en el próximo referéndum. Creemos que nuestro enfoque (el federalismo) representa una visión sólida detrás de la cual la mayoría de escoceses pueden reunirse. Es una propuesta que sirve para unir y no para dividir”, dice Campbell en una carta publicada en Strong Liberal Voices, el portal de los liberales escoceses, más conocidos en el Reino Unido como Lib Dems.


"El federalismo representa una visión sólida detrás de la cual la mayoría de escoceses pueden reunirse. Es una propuesta que sirve para unir y no para dividir”, dice el líder del Partido Liberal, Menzies Campbell


Menzies Campbell es uno de los políticos más respetados del Reino Unido y del Partido Liberal británico del cuál ejerció como líder en un periodo crucial para la formación.
Campbell reconoce en su carta que el Reino Unido necesita una reforma institucional para conseguir un mejor encaje de las cuatro naciones que la conforman- Escocia, Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte. Sin embargo, afirma también que, ante la desintegración del Reino Unido, la mejor opción de modernización para el país es la estructura federal, porque es capaz, a su juicio, de conseguir más consenso y, por ello, estructuras de organización más perdurables y sostenibles en el tiempo. “El federalismo es un sistema de gobierno utilizado en todo el mundo que permite la expresión de diferentes identidades dentro de un sistema pero que se combina con la fuerza que proviene de la cooperación”, asegura Campbell quien no se cansa de repetir que el federalismo es una vieja aspiración tanto de los antiguos Liberales británicos, como de los actuales Liberal Demócratas.
Menzies Campbell acompaña su propuesta con un documento de 63 páginas redactado en 2012 en el que detalla cómo debería estructurarse un Reino Unido de carácter federal.
El primer capítulo de este documento apuesta por una Escocia fuerte, capaz de decidir las cuestiones domésticas que afectan a su población, pero que sigue formando parte de un Reino Unido que habla con una sola voz y mantiene así su lugar estratégico en el mundo. En los capítulos dos, tres y cuatro, describe las oportunidades de un Reino Unido federal, tanto para los escoceses como para el resto de británicos, y desarrolla una propuesta de distribución de competencias en materia fiscal y de endeudamiento para dotar al parlamento escocés de herramientas económicas y fiscales que potencien el desarrollo económico.

Los liberales proponen que la Seguridad Social se mantenga a nivel supranacional, o sea, que dependa del gobierno federal británico, pero que el impuesto sobre la renta, equivalente al IRPF español, sea competencia del gobierno escocés


El documento propone, entre otras cosas, que la caja de la Seguridad Social en todos sus aspectos, como los relativos a las pensiones, se mantenga a nivel supranacional (Reino Unido) así como las leyes y normativas que afectan a las empresas y el empleo. El texto destaca la importancia estratégica de que exista un régimen único para la extracción de petróleo y gas del Mar del Norte (en territorio escocés) manteniéndolo a nivel supranacional pero alentando la creación de un fondo petrolero.
El texto, que incluye un detallado plan para garantizar el funcionamiento del país durante la transición del actual modelo al sistema federal, propone también que la mayor parte del impuesto sobre la renta (equivalente al IRPF español) sea responsabilidad del parlamento escocés. Apuesta además por un sistema electoral propio para Escocia y por el empoderamiento de comunidades locales, como concejos y condados, para que puedan manejar sus propios impuestos y articular así planes que reflejen las prioridades de sus electorados manteniendo un sistema de equidad mediante subvenciones.
Respecto a la relación del país con la Unión Europea (UE), el documento plantea que los ministros escoceses puedan decidir conjuntamente con el gobierno federal británico las cuestiones que le afecten en relación a la UE.

Los liberales británicos creen que aunque triunfe el “no” en el referéndum de Escocia, el Reino Unido debe plantearse un nuevo modelo de convivencia de carácter federal. “Nuestra propuesta está planteada para favorecer los intereses de todos los británicos, no sólo de los escoceses”, afirman


El Partido Liberal escocés quiere que su propuesta se convierta en una “hoja de ruta” del Partido Liberal británico de cara a las elecciones generales de 2015. Ésta debería a su vez dar lugar a un mandato político para avanzar en la transformación del Reino Unido en un estado federal.
El Partido Liberal, que actualmente forma parte del gobierno conservador de David Cameron y tiene muchas posibilidades de seguir gobernando a partir de 2015, ya sea en coalición con los conservadores o con los laboristas, ha dicho que apoya la iniciativa. También lo han hecho sus líderes quienes no se cansan de repetir que aunque triunfe el “no” en el referéndum de Escocia en septiembre, como probablemente sucederá, el Reino Unido debe plantearse un nuevo modelo de convivencia de carácter federal.
“No sólo queremos redefinir la relación de Escocia con el resto de las islas, nuestra ambición va mucho más allá”, dice Menzies Campbell. Y añade: “Nuestro objetivo debe ser no sólo estar satisfechos de conseguir una buena solución para Escocia sino presentar una propuesta que permita avanzar hacia una moderna reforma constitucional del Reino Unido. Nuestras propuestas están orientadas no sólo a favorecer los intereses de los escoceses sino de todos los británicos”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada